Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

Epifanía.

La liturgia posconciliar ha sido totalmente fiel a la tradición romana y occidental de la fiesta de la manifestación del Señor . Por eso contempla el mismo misterio de la Navidad que la solemnidad del 25 de diciembre; pero lo hace destacando dos aspectos muy concretos: el primero es la revelación de la gloria infinita del Hijo unigénito del Padre, y el segundo es la llamada universal de todos los pueblos a la salvación de Cristo. Ambos aspectos están, no obstante, entrelazados. "¡Levántate, brilla, Jerusalén, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti" (Is 60, 1). El texto lírico del profeta de la consolación de Israel, primera lectura de la misa y del Oficio de lectura , invita a mirar con esperanza al futuro, a la gloriosa epifanía del final de los tiempos, que ya ha sido cumplida anticipadamente en el nacimiento de Jesús: "Mirad que llega el Señor del señorio; en la mano tiene el reino, y la potestad y el imperio" ( intr. ). "Rey de reye…