Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

Nombre de Dios.

Aunque no se encuentre en la página web del Vaticano -razón de que todavía no la hemos puesto en lexorandi.es-, ponemos aquí una Carta de la Congregación del Culto Divino que nos han enviado por e-mail y de la que Internet parece no tener mucha información hasta el momento.


Carta a las Conferencias Episcopales sobre “el Nombre de Dios”:Su Eminencia / Su Excelencia:
Por directiva del Santo Padre, y de acuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe, esta Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos considera conveniente comunicar a las Conferencias Episcopales lo siguiente acerca de la traducción y la pronunciación, en los actos litúrgicos, del Nombre Divino significado en el sagrado tetragrama, junto con un número de directivas.I. Exposición:
1. Las palabras de la Sagrada Escritura contenidas en el Antiguo y en el Nuevo Testamento expresan la verdad que trasciende los límites impuestos por el tiempo y el espacio. Son la Palabra de Dios expresada en palabras …

El Evangeliario: ese gran desconocido.

Es más desconocido que el ritual de exorcismos. De hecho, en el Instrumentum laboris del Sínodo de este año no se sabe qué es, y se le prefiere llamar 'Biblia': "Después del Concilio Vaticano II, se lee más la Palabra de Dios, especialmente en referencia a la liturgia eucarística. En muchas Iglesias se ofrece un puesto privilegiado a la Biblia, exponiéndola en modo visible junto al altar o sobre el altar, como se acostumbra en las Iglesias Orientales". Pero no es lo mismo la Biblia que el Evangeliario. Como su nombre indica, es el libro que contiene los evangelios. ¿Por qué reservar un libro para la lectura de los evangelios? Los prenotandos del leccionario nos pueden dar una idea:
"Puesto que la proclamación del Evangelio es siempre el ápice de la liturgia de la palabra, la tradición litúrgica, tanto occidental como oriental, ha introducido desde siempre alguna distinción entre los libros de lecturas. En efecto, el libro de los Evangelios era elaborado …